sábado, diciembre 30, 2006

Una manera de mirar al mundo

Kirmen Uribe dijo una vez que una lengua es una manera de mirar al mundo. Y luego junto con Mikel Urdangarin se inventó una canción preciosa (Munduari begiratzeko modu bat). Por el camino he conocido a personas que hablaban varias lenguas y siempre me ha dado la impresión de que eran personas diferentes en cada una de ellas. Era como si sus miradas cambiasen. Claro que hay personas a las que nunca llegas a conocer en su idioma materno porque no lo entiendes. A veces trato de imaginármelo. Cuando uno utiliza una lengua franca para comunicarse es como si estuviera poniéndose unas gafas de colores. Si la persona no es bilingüe de nacimiento es de esperar que vea con sus ojos maternos y la mirada se salpique de los colores utilizados para la ocasión. Al fin y al cabo cada idioma es un universo de expresiones y metáforas muy complejo y asimilar todo esto lleva más tiempo que tomarse un café irlandés.

En Alemania hay un periodista-filólogo que se dedica a estudiar el genio y misterio del alemán. Se llama Bastian Sick y desde hace ya un tiempo publica periódicamente una columna en el semanario Der Spiegel. Es una especie de Fernando Lázaro Carreter, el de los mortíferos dardos (1), en versión germánica, con la mitad de años y con la mitad de gracia. Pero es que la gracia del gran Lázaro era magistral. Como estudió románicas se defiende en casi todas las lenguas latinas y en uno de los capítulos de su tercer libro de la serie Der Dativ ist dem Genitiv sein Tod (El Dativo es al Genitivo su muerte) explica las curiosidades que se desprenden de la convivencia del español y el alemán en el decimoséptimo Bundesland germano que es Mallorca. Las cartas de los restaurantes están a menudo en la lengua de Goethe y esto hace que cuando uno se come una pizza en vez de tener gusto a las estaciones del año, a las cuatro que hay, resulta que le sabe más a Atocha o Sants. Porque claro las traducciones sin contexto es lo que tienen. Pero bueno, muchos alemanes siguen pensando que uno de los clásicos veraniegos de nuestra música lleva el título de Eviva España, así que poco importa si la dicha es buena.

En tierras del Rin se están poniendo muy pesaditos últimamente con eso de que el idioma alemán va a desaparecer. Que todos sabemos que no, pero el titular vende más. Es que por aquí el sensacionalismo va con etiqueta y es un fenómeno de masas que rompe: el Bild vende cinco millones de ejemplares diarios y publica cosas como que la raza alemana dejará de existir. Por eso de que la natalidad es muy baja. Así que a partir de 2007 van a conceder bajas de maternidad de un año con el 67% del sueldo para ver si la gente se anima. Lo cierto es que una de las cosas que más sorprenden por aquí es la aceptación social e incluso académica y política del abuso de anglicismos. Hace ya un tiempo que me lancé a propagar la música alemana entre los alemanes porque me entristecía que todo fuese en english pero es que ahora hay pocos ámbitos que se escapen a esta tendencia.

Los alemanes tienen un léxico amplio y rico. Sorprendentemente enrevesado y que permite la creación de palabras (el mito de las largas palabras alemanas es por algo: juntando lexemas puedes llegar a construir palabras enormes que son perfectamente válidas). Sin embargo a menudo cuando hablan prefieren decir easy, party, joint, cool, call-center, flat rate, feeling y así un largo etcétera. El fenómeno se impone sobre todo entre la juventud. Y además se esfuerzan por pronunciarlas igual que en inglés por lo que la aniquilación idiomática es limpia y efectiva. Al menos los españoles nos mantenemos firmes en eso y no renegamos de nuestro afán por españolizar los elementos invasores: “Me fumo un luqui mientras busco un vídeo en yotuve y después a lo mejor me voy al paf a tomar una cerveza”. Sea como fuere, prometo mantenerme en el suelo de los hechos (2). Perdonen: al pie de la noticia.

(1) El dardo en la palabra y El nuevo dardo en la palabra son dos libros que recogen los artículos periodísticos publicados en diferentes medios por el autor
(2) La expresión alemana para decir “al pie de la noticia” es “auf dem Boden der Tatsachen”

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal