miércoles, mayo 28, 2008

La decadente Karachi



Fue la capital política de Pakistán durante mucho tiempo, en ella se casó Benazir y también está enterrado el fundador de la patria, pero el principal centro económico del país, Karachi, es una ciudad decadente. Grandes avenidas flanqueadas de altísimas palmeras y repletas de bancos e instituciones financieras contrastan con cientos de edificios semiderruidos o en un estado lamentable por los que nadie hace nada. Las más importantes firmas comerciales están presentes en los principales lugares de la urbe, pero los restaurantes de lujo están vacíos y los hoteles atestados de cucarachas. Karachi es una ciudad impresionante pero asusta y conmueve al mismo tiempo. Es fácil no encontrar una sola papelera en kilómetros, con lo que la basura se amontona en cualquier lado. Y catorce millones de personas son muchas personas. Un día de paseo por sus calles basta para comprobar la cantidad de suciedad que se puede llegar a acumular en este hervidero de contaminación, en el cual más de la mitad de la población está sumida en una profunda pobreza, no tiene apenas acceso a agua potable y vive en suburbios poco dotados de cualquier tipo de infraestructura básica. Pero quien más paga las consecuencias de tales desastres es su mar, el mar de Arabia, un agitado monstruo gris de arena negra, negrísima. Sólo el animado ambiente de Clifton, con sus vendedores ambulantes, sus mazorcas tostadas, sus dromedarios y caballos ofrece un guiño a la esperanza. Con la actual crisis económica del país, que mantiene todos sus indicadores macroeconómicos en los peores números desde hace mucho tiempo, Karachi ve su esplendor, si algún día lo tuvo, aún más mancillado. Para colmo, la violencia política deja muertos cada semana. Algunos de ellos quemados vivos frente a masas impasibles. Eso sí, merece la pena descubrir la ciudad más cosmopolita de Pakistán.

*Fotos: En la primera imagen aparece una avenida de la ciudad . La segunda instantánea está tomada en la playa de Clifton.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal