martes, mayo 20, 2008

El periodismo paquistaní


En contra de lo que al principio me imaginaba, Pakistán tiene un periodismo muy aceptable. Aguerrido y combativo, de acción y perseverancia, la rueda de prensa en este país no está hecha ni para los vergonzosos ni para los que no saben meter los codos. Sin turnos de pregunta establecidos, la batalla consiste en gritar el que más, pisar lo máximo al de al lado y moverse de manera que se le vea a uno. Existen muchos periódicos en urdu (y también en otras lenguas provinciales) y unos cuantos en inglés. Estos periódicos son más caros y sus periodistas cobran más dinero (unas 35.000 rupias mensuales, 350 euros). La prensa en este idioma es la única que de momento soy capaz de entender y debo decir que la admiro tanto como la desprecio. La admiro por su espíritu crítico que ayuda a avanzar en la libertad de expresión en un país con algunas carencias, aunque menos de las que uno podría intuir. La rechazo por estar demasiado politizada. Pero no politizada en el sentido de que cada medio esté asociado a una corriente política determinada, sino porque dan mucha cobertura al desarrollo político y entran constantemente en debates meramente especulativos y sin sustancia alguna. Dentro de esa marea especulativa entra también un fenómeno muy anglosajón que es el “sources said”, sin especificar nunca de dónde viene la fuente, como si cada historia por absurda, insignificante e irrelevante que sea, fuese digna de tener una “garganta profunda”.

Me sorprende también la poca implantación urbana de la radio y más viniendo de España, donde este medio es tan popular. En las ciudades apenas se encuentran periodistas radiofónicos, especialmente en lo que respecta a la información. Es cierto que hay muchas emisoras musicales, otras en las que recitan pasajes del Corán, etc... y que el consumo de radio se incrementa en las zonas rurales, donde muchas familias no pueden ni siquiera permitirse la compra de un televisor. Pero en las ciudades, el periodismo más aclamado y consumido, sin margen a la objeción, es la televisión. Las ruedas de prensa se pueden convertir en un suplicio si uno llega tarde porque todas las cámaras han copado ya el poco espacio reservado a los informadores. Decenas de cadenas –la mayoría en urdu, salvo la excepción de Dawn, en inglés- y todas con cámaras pequeñas a la moderna usanza se pelean después por agarrar al portavoz o ministro de turno para que les dedique unos minutos en exclusiva. Esto me agota.

1 comentarios:

A las 8:54 p. m. , Blogger l'aldo ha dicho...

Tu vida y travesías por las personalidades de arena y sol cada vez se convierten en algo más cálido e interesante
un abrazo mi estimado

 

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal