miércoles, abril 09, 2008

Reyes de la carretera


Los camiones paquistaníes están repletos de filigranas y adornos multicolores. Nadie se atrevería a conducir uno de lo contrario. Es una seña de identidad muy respetada y de la que se sienten especialmente orgullosos. En las afueras de las grandes ciudades existen talleres donde trabajan cientos de personas –entre ellas, niños- en una auténtica operación quirúrgica. Los mecánicos montan las ruedas y crean las estructuras de madera y metal para que después los pintores y decoradores pongan la imagen con sus dibujos, reflectores y cadenas. La parte delantera suele estar dedicada a la religión, en los laterales van pequeños motivos como casas, retratos de mujeres, paisajes o animales y la parte trasera se dedica normalmente a un único y gran dibujo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal