jueves, octubre 18, 2007

La cabra que debe salvar un país

El ultraconservador partido suizo SVP/UDC anima en un juego on line a expulsar extranjeros y negar permisos de residencia. Antes lanzó una campaña con carteles xenófobos. Las encuestas le dan vencedor en las elecciones del domingo.
----------------------------
Difícilmente podría imaginar en 1965 el ilustrador y escritor suizo Alois Carigiet que su popular cuento infantil Zottel, Zick und Zwerg, con el que consiguió el más importante galardón de literatura juvenil de su país, tendría años después una enorme repercusión política. Zottel, una pequeña cabra que durante generaciones ha formado parte del universo imaginario de infinidad de niños helvéticos, tiene hoy una nueva misión de dudoso honor: Salvar a Suiza.
Con este oportunismo ha creado el ultraconservador Partido Popular (SVP/UDC), miembro de la coalición de gobierno, un juego on line en el que la cabrita se encarga, entre otras cosas, de evitar que inmigrantes puedan conseguir el permiso de residencia o que criminales extranjeros representados por ovejas negras traspasen la frontera suiza. Zottel acompaña al partido como mascota en este desafío desde 2006. El animal tiene seis años de edad y recientemente se ha creado incluso un peluche como objeto de culto. Y es que para las elecciones legislativas federales, que tendrán lugar el domingo, el SVP ha encontrado en el sector ovino y caprino un caldo de cultivo espléndido. Aún está encendida la polémica de unos carteles de campaña en los que unas ovejas blancas echan a patadas de Suiza a otra oveja, esta última de color negro. Según fuentes del partido, "el cartel no es racista, algunos extranjeros abusan de la hospitalidad suiza y existe un gran problema de violencia sobre todo de jóvenes e inmigrantes criminales". Y claro, todo eso se tiene que atajar.
Si bien es cierto que la Confederación Helvética tiene la tasa de trabajadores inmigrantes más alta de Europa, un 20%, también es verdad que ya el año pasado modificaron mediante referéndum las leyes de Asilo y Extranjería, que son de largo en la actualidad unas de las más restrictivas del continente. No en vano, son obra del ministro de Justicia y líder del SVP, Christoph Blocher. Los carteles en cuestión han suscitado inquietud en amplios sectores de la población. Desde la ONU, el secretario contra el Racismo del Consejo de Derechos Humanos, el senegalés Doudou Diénne, expuso una queja al Gobierno local y encontró el respaldo oficial de la titular de Exteriores y presidenta, Micheline Calmy-Rey, para quien la campaña es "una expresión de odio y xenofobia". "Esta hostilidad hacia los extranjeros no refleja nuestra tradición. Suiza es un país abierto y gana uno de cada dos francos en el extranjero. Qué hubieran pensado Brown, Boveri y Nestlé si ellos hubieran sido definidos como ovejas negras", se preguntó Calmy en referencia a célebres empresarios suizos de origen extranjero. "La UDC es el partido que menos representa los valores de Suiza", concluyó. No obstante, la campaña siguió adelante sin demasiados inconvenientes.
Muchos ciudadanos organizaron manifestaciones de protesta y se han apresurado a arrancarlos, aunque con poco éxito pues enseguida volvían a aparecer en su lugar. Con este tipo de campañas agresivas el SVP se convirtió en los comicios de 2003 en la fuerza más votada con un 26,6% y según estiman los últimos sondeos no parece que vayan a perder representación, sino todo lo contrario. A buen seguro superarán su marca anterior.
Mientras tanto, la cabrita Zottel ya ha encontrado un adversario en la web. La plataforma de entretenimiento Bkanal, dirigida especialmente a jóvenes, colgó la semana pasada un contra-juego on line a través del cual se puede enviar de un puntapié a la cabra hasta el desierto. En cuatro días, más de 4.000 personas han participado y colgado comentarios, pero no sólo de apoyo. Según el responsable, Phil Suter, han recibido muchos escritos con tono amenazante y racista. "La campaña que está llevando a cabo el SVP está dañando mucho la imagen de Suiza en el exterior y en realidad sólo representa a una parte de la población", explica. La dirección de la Conferencia cantonal de Justicia y Policía ha escrito una misiva al partido en la que le pide que retire el juego pero la respuesta que de momento ha obtenido es que lo que Zottel hace es simplemente "un llamamiento a la seguridad y al orden". [artículo publicado en DEIA]

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal