jueves, abril 26, 2007

Berlín rinde un emotivo homenaje a Gernika en un "escenario contaminado"

Cuentan que cuando ese 26 de abril de 1937 las bombas de la Legión Cóndor destrozaban Gernika, a miles de kilómetros de distancia, en Berlín, la Torre de las Campanas también resonaba con fuerza llamando a las juventudes hitlerianas a formar filas. Hoy las campanas ya no suenan ni en un lugar ni en otro. Al menos, no por motivos bélicos. La torre, situada junto al Estadio Olímpico y construida de la misma manera que el impresionante coliseo deportivo para la ocasión de los juegos de verano de 1936 como objeto de culto a Hitler, simbolizó durante años una de las caras más amargas de la historia alemana reciente [leer más: artículo publicado en DEIA]

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal