jueves, julio 28, 2005

La dulce melodia de la Guinness

El paladar irlandes esta acostumbrado a su sabor tostado, un cafe denso con forma de cerveza. La Guinness es la excusa para salir a buscar un poco de crack o craic a los excelentes irish pubs. Es lo mejor que tiene el pais y lo que mas han sabido exportar. La cultura del pub, como centro de reunion con ilimitados fines, se forja aqui desde el bautismo. Las caprichosas condiciones metereologicas reducen demasiado el abanico.
En los pubs dublineses te quitas la chaqueta gris de la ciudad para envolverte de un agradable calor. Un escenario ideal, una decoracion siempre exquisita. No he tenido todavia la oportunidad de decepcionarme. La tradicion y la belleza van de la mano en un ambiente animado la mayoria de las veces por la musica live. La cultura del pub va indiscutiblemente ligada a la musica en directo y las mentes se relajan, se quedan absortas al sonido de la armonica o del violin. Las Guinness circulan a tropel, los veinte canyones echan su espuma beige.
Cuando las pintas todavia se recuerdan el caracter del irlandes es mas unico que nunca. Esto es el crack, un rato de diversion en un lugar de encuentro. Pero el irlandes sabe beber tanto como el britanico y tiene que hacerlo rapido porque a las dos le cierran el barril. Las curvas cristalinas se amontonan en las mesas, se abandonan a menudo por la mitad, con lo que cuestan! Nuestro amigo no sabe ya donde la dejo por ultima vez.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal